Saltar al contenido

Concurso Granada

Balcón, geranios y pilares de agua bendita

CONCURSO "TU MEJOR ANÉCDOTA"

MEJORES ANÉCDOTAS

CARMEN MARÍA MANZANEDO 
Villacañas (Toledo)

 

El año pasado como regalo de mi cumpleaños, mi novio me regaló pasar un fin de semana en Granada porque no lo conocía yo y teníamos muchas ganas de venir. Antes no pudo ser ya que una año antes falleció mi padre y no tenía muchas ganas de viajar.

Él tenía todo organizado: visita a la Alhambra, un baño en unas termas, el hotel ... Y el sábado por la tarde salimos a dar un paseo y que quería por todos los medios subir al mirador para ver la puesta del sol. Yo tengo que reconocer que soy un poquito vaga, me costaba un poco subir por las cuestas. Pero al final llegamos. Estaba completamente lleno de gente y no se podía estar en ningún lado. Seguimos andando un poquito hacia delante y encontramos, creo que era una mezquita, que tenía un patio que justo tenía las mismas vistas que en el mirador y no había nadie. Pues ahí nos plantamos. La verdad es que las vistas eran preciosas, con el sol bajando. Y entonces ¡zas! se sacó una cajita del bolsillo y me pidió matrimonio. Yo logicamente me puse a llorar, porque mi cabeza era un cúmulo de sentimientos. Pero claro, le dije que sí.

Terminamos el viaje el domingo y fue todo espectacular. 

El 14 de abril de este año fue nuestra boda y el recuerdo de Granada siempre presente. Pero ahí no termina todo. Como el día de nuestra boda llovió muchísimo, acordamos con el fotografo quedar en otro momento después para hacernos las fotos. ¿a qué no teneis ni idea donde las vamos a hacer?

Pues sí, el 23 de agosto de 2012 volvimos a Granada para hacernos nuestras fotos de boda.

VERÓNICA MIRANDA
Madrid

 

Os escribo con una historia que me resulta entrañable y que sigue creciendo después de muchos años.

Hace mucho tiempo, allá por el año 2000, en el Centro de Lenguas Modernas propusieron una actividad entre los alumnos de habla inglesa y los alumnos españoles. Los alumnos de habla inglesa nos darían clases gratuitas a los españoles, a cambio de practicar ellos la mejor manera de enseñarnos inglés. En esas clases, entre otros, conocí a mi buen amigo, Baruch, procedente de San Francisco. Como extranjero en nuestro país, se rodeó de gente de otros países a los que conocí a través de él. En la víspera de su partida de regreso a EEUU, organizó una fiesta en su casa con todos sus amigos, entre los que me encontraba yo. Yo me trasladé a Madrid por trabajo, pero sigo volviendo a mi terruño querido. Con Baruch mantuve el contacto en la distancia y años después, en 2006, volví a verle, esta vez visitándole en San Francisco. Allí me presentó a su amigo Roonie, que curiosamente, estuvo también en aquella fiesta de despedida en Granada, pero ninguno de los dos nos acordábamos el uno del otro. También me presentó a sus amigos de la infancia, salvo a uno, Hari, que en esos momentos estaba fuera de viaje. De vuelta en España, tiempo de después, allá por el año 2008, Baruch me pidió el favor de recibir a Hari como si fuera Baruch mismo, puesto que venía a España por viaje de trabajo. Enseñé a Hari los rincones de nuestra tierra y se quedó maravillado, prometiendo que volvería con su novia algún día, para que ella también lo conociera. En 2010, viajé de vacaciones a Nueva York, y mi sorpresa fue que Hari estaba viviendo allí, así que conocí a su flamante esposa. Estuvimos recordando su visita de hacía dos años y Hari, tan pronto como pudiera, viajaría de nuevo a España para que su esposa también pudiera conocer Granada. Y, en 2011, se cumplió: Hari y su esposa nos visitaron, recorrimos la ciudad y quedaron tan prendados de Granada que prometieron volver siempre que pudieran. Mi amigo Baruch, por supuesto, también se apuntó al plan. Y Roonie, aquél al que no recordaba cuando estuve en San Francisco, está hoy felizmente casado con una española, vive en Zaragoza y, de vez en cuando, nos vemos por Granada para irnos de tapas.

Es una historia que me gusta mucho recordar y mantener, porque es una historia de amistad vinculada siempre a Granada. Y es una historia de amistad que siempre crece, porque empezó con un solo amigo y cada vez se va incorporando más gente. Y el nexo de unión siempre es Granada.

MARÍA LOURDES NISTAL

Santiago de Compostela (A Coruña)

 

Os escribo para contaros la mejor anécdota q tenemos de Granada... pues bien, yo soy gallega, de Lugo y vivo en Santiago de toda la vida. Una noche salí con una amiga, yo la verdad es que no quería, no me apetecía, pero es que su novio la acababa de dejar y tenía que estar ahí. Esa noche cambió mi vida. porque conocimos a unos chicos que iban a pasar unos días en Santiago de Compostela, y de repente surgió el flechazo con uno de ellos ¡¡¡que era de Granada!!! Gracias a él conocí su estupenda ciudad. Pero además conocí a gente estupenda y al que ahora es mi novio porque una de esas noches mágicas en Granada fuimos a tocar la guitarra a casa de unos amigos del chico de Granada con el que por aquel entonces estaba. Allí conocí a un fotógrafo. Desde el primer momento congeniamos genial, porque también hago mis pinitos con la fotografia. Nos intercambiamos direcciones, pero de una manera totalmente natural. Desgraciadamente no volvi a saber nada más de él. Cuando lo dejé con el chico de Granada misteriosamente se puso en contacto conmigo (él es Gaditano) y empezamos a hablar un monton y también hablar de vernos. Desde el día en que nos reencontramos no nos hemos separado. Así que...

LO QUE GRANADA HA UNIDO... ¡¡¡QUE NO LO SEPARE
NADIE!!!!

¡Gracias a todos por participar!

Consulta las bases del concurso: AQUÍ

-CONCURSO ANTERIOR "TU MEJOR VÍDEO"-

 

VÍDEO GANADOR

¡Y LA GANADORA ES YOLANDA PUGA! ¡ENHORABUENA! ¡Te esperamos en Granada con los brazos abiertos!

 

Vídeo ganador

- Yolanda Puga, "Encantada de Conocerte"